Accueil > Francia en Chile > Tiros Libres > ¡Gracias Abbé Pierre ! ¡Gracias Jean-Luc !

¡Gracias Abbé Pierre ! ¡Gracias Jean-Luc !

¿En qué se parecen un cura que al cabo de 94 años de generosa existencia acaba de morir rodeado del afecto de todos y un mega saltimbanqui que, desde hace algunos años, atraviesa mares y cordilleras para compartir con los chilenos algunos de sus monumentales "juguetes" ?

Empecemos por el cura. El Abbé Pierre, Abate Pierre si usted prefiere, no debiera necesitar mayor presentación. Pero uno nunca sabe en este mundo digno del Cambalache en que el último de los faranduleros tiene más tribuna que quienes de veras "la llevan" en lo esencial. Comprometido desde siempre con la causa de los pobres y en particular de quienes no tienen un techo para vivir, el Abate Pierre supo construir a su manera una red de solidaridad, los Traperos de Emmaús. La que a sus 52 años de vida cuenta con mas de 117 comunidades de base en Francia y otras 400 repartidas en 40 países del mundo, Chile incluido. Tan generoso como rebelde, irreverente y obstinadamente libre, el Abbé no vaciló en afirmar en un libro publicado en el 2005, que consagrar su vida a Dios no elimina en absoluto la fuerza del deseo y me ha pasado que ceda a él de manera pasajera ; que no he oído ningún argumento teológico decisivo que demuestre que el acceso de las mujeres al sacerdocio seria contrario a la fe o que comprendía el deseo sincero de numerosas parejas homosexuales de querer que su amor sea reconocido por la sociedad.

Mas allá de todo eso, que bastaría para hacer del Abbé Pierre un tipo entrañable y respetable, no puedo dejar de mencionar la generosidad con que, por allá por los años 70, él y su gente ayudaron a muchos chilenos a vivir de manera menos difícil y dolorosa, el comienzo del exilio.

Jean-Luc Courcoult no es lo mismo...pero es igual. Actuando gratuitamente en el espacio público, toco a la gente tal como es, decía en una entrevista publicada en Francia. En los teatros tradicionales, agregaba, uno llega solo a quienes pueden o se animan a entrar. Me gusta dirigirme a todos, sea cual sea el medio socio-cultural de la gente . Por eso trato de contarle durante cuatro días a toda una ciudad, algo suficientemente fuerte como para que todo el mundo pueda vivirlo y comentarlo. Como se trata de conmover el corazón de la gente, es bueno no estar limitado ni por los recursos financieros ni por la mayor o menor cultura del espectador. Armado de esa filosofía, Jean-Luc Courcoult y la compañía Royal de Luxe, su creación, han llevado gratuitamente, a millones de espectadores, verdaderos momentos mágicos que de otra manera la mayoría de ellos nunca habría podido ver. Gracias a ese espíritu y a otra de las tantas historias de de amor y de amistad entre Chilenos y Franceses, miles de compatriotas nuestros han podido disfrutar en estos días del poético "corre-que-te-pillo" entre el Rinoceronte y la Pequeña Gigante por las calles de Santiago. ¿Por qué Chile ? Vale la pena escuchar a Jean Luc Courcoult explicar con sus propias palabras el por qué de su "gancho" con los chilenos.

Escucha a Jean-Louis Courcoult [1] :

Sea como fuere, lo cierto es que, cada cual a su manera, el Abate Pierre y Jean-Luc Courcoult nos dan una lección de convicciones, generosidad y compromiso con el sentido que tiene seguir haciendo todo lo que sea necesario para que desde lo más esencial -techo y abrigo- hasta lo más "accesorio" -belleza, magia, poesía- lleguen verdaderamente a todos.

Merci les copains !


Notes

[1(Extracto de una entrevista de la periodista Emmannuelle Bouchez para Francochilenos)

Vos commentaires